Noticias > Productos de diagnóstico no invasivo de las distintas fases lesivas del hígado graso no alcohólico

Noticias

22/04/2021

Productos de diagnóstico no invasivo de las distintas fases lesivas del hígado graso no alcohólico

La enfermedad de hígado graso no alcohólico, conocida como NAFLD por sus siglas en inglés, es la acumulación de grasa en el hígado que no está causada por el abuso de alcohol. En concreto, la acumulación de triglicéridos y otros lípidos son los causantes de esta patología que engloba un amplio espectro de enfermedades, que van desde el estadio más benigno como la esteatosis (hígado graso) a estadios más graves como la esteatohepatitis no alcohólica o NASH, la cirrosis y el cáncer hepático.

Se estima que NAFLD afecta al 20-30% de la población occidental y presenta una clara asociación con la obesidad y la diabetes. Esta enfermedad generalmente aparece sin síntomas o con síntomas leves en el paciente y el diagnóstico, en muchas ocasiones, se presenta cuando el paciente ya muestra lesiones graves o irreversibles en el hígado. Por este motivo, la detección rápida y temprana del hígado graso es importante para prevenir la progresión de esta enfermedad.

En este contexto, la empresa biotecnológica OWL ha desarrollado y patentado tres productos sanitarios de diagnóstico in vitro basado en metabolómica: OWLiver, OWLiver F2+ y OWLiver DM2, con certificados CE para diagnosticar a través de una muestra de sangre. De esta manera, se puede hacer un seguimiento de la enfermedad de forma no invasiva, en contraposición con los diagnósticos de biopsia hepática.

Como explica Rebeca Mayo, directora de Laboratorio y Productos de OWL, “estos productos permiten determinar si un paciente tiene hígado graso a través de una analítica de sangre especial que se realiza íntegramente en OWL. El OWLiver mide una serie de marcadores especiales a diferencia de una analítica normal más allá del colesterol, los triglicéridos y la glucosa”. En concreto, este test analiza en detalle una serie de lípidos más complejos y mediante un algoritmo determina si el paciente está sano, si tiene el hígado graso o si ha avanzado a estadios más graves.

1. OWLiver

El primer producto, conocido como OWLiver, trabaja en dos etapas. En una primera etapa se determina si el paciente es sano o si tiene el hígado graso, es decir “si solo hay una acumulación de grasa, lo que en principio no tiene por qué ser un problema, pero esto puede ir empeorando y evoluciona y empieza a producir unas cicatrices, conocidas como fibra y daño hepático conocido como balonización”, apunta la directora del Laboratorio de OWL.

En esta fase, además de la grasa, se percibe inflamación en el hígado, la parte maligna de la enfermedad. Este tipo de pacientes tienen más probabilidades de evolucionar hacia un cáncer hepático.

¿Cómo funciona el test? Como cuenta Mayo, la primera fase “se parece a una ecografía, tiene la misma dinámica y mediante esa analítica se detecta si el paciente tiene hígado graso o no, esto es, si el paciente está sano o enfermo.” Mientras tanto, en la segunda fase se determina en qué estadio de la enfermedad está, si ha desarrollado NASH o no.

En este sentido, aunque el diagnóstico mediante OWLiver conste de dos etapas, todo el proceso de análisis se realiza mediante la misma prueba, solo que se hace uso de dos algoritmos diferentes. Los profesionales sanitarios simplemente deben mandar una muestra de suero del paciente y desde OWL se determina, con el mismo producto sanitario, si el paciente es sano o si padece la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

2. OWLiver F2+

En 2020 los investigadores de OWL dieron un paso más allá desarrollando un nuevo producto, OWLiver F2+, que ofrece una información añadida, la cantidad de la fibra en el hígado. Según va evolucionando la enfermedad, van apareciendo lesiones en el hígado en forma de fibra. Esta fibra no se detectaba con el primero producto, el OWLiver y fue necesario el desarrollo de un segundo producto que incluye marcadores metabolómicos relacionados con esta lesión.

Este producto en concreto sirve para detectar pacientes que tienen NASH y fibra elevada (fibrosis en estadios 2 y 3). Su detección es importante ya que los pacientes que presentan estas características son los más propensos a evolucionar a estadios muy graves e, incluso, desarrollar cáncer hepático. Estos pacientes, según explica Mayo, “son los candidatos perfectos para ser tratados con un fármaco, aunque de momento los fármacos para NASH aún están en fase de desarrollo”.

3. OWLiver DM2

NAFLD tiene una mayor incidencia en pacientes diabéticos, sin embargo, el primer test OWLiver ofrecía una menor tasa de aciertos en pacientes con esta patología. Para ofrecer una mejor cobertura, la empresa biotecnológica ha lanzado en 2021 otro producto llamado OWLiver DM2, que además de distinguir entre la esteatosis o el NASH como el OWLiver, abarca el diagnóstico de una población más amplia, incluyendo pacientes no diabéticos, diabéticos controlados y diabéticos no controlados.

 

Descargar archivo

Volver a listado de noticias

ONE WAY LIVER, S.L
Parque Tecnológico de Bizkaia
Edificio 502 - Planta 0
48160 Derio - Bizkaia - España
Teléfono:
+34 94 431 85 40

A través de su web, OWL pretende contribuir a la divulgación de la ciencia y a la mejora de la salud y el bienestar de las personas. El carácter de la web es
meramente divulgativo y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, acuda a su centro médico o especialista.
Última actualización: 27/05/2022

Con la colaboración de: