Noticias > "Entrevista a Jose Maria Mato, director del CIC bioGUNE (Vizcaya). Centro de Investigacion Cooperativa en Biociencias: Ejemplo de plataformas tecnologicas para la investigación"

Noticias

04/01/2006

REDES de Investigación en medicamentos

"Entrevista a Jose Maria Mato, director del CIC bioGUNE (Vizcaya). Centro de Investigacion Cooperativa en Biociencias: Ejemplo de plataformas tecnologicas para la investigación"

José María Mato es bioquímico (Universidad Complutense de Madrid) y doctor por la Universidad de Leiden (Holanda, 1978). Su trabajo se centra en el empleo de la biología de sistemas en el estudio de la esteatohepatitis y de otras enfermedades hepáticas. Desde 1986 es profesor de investigación del CSIC. Ha desempeñado un importante papel en la política científica española, siendo presidente del CSIC entre 1992 y 1996. Ha sido miembro del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO y participó en la elaboración de su Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos. Sus investigaciones han recibido diversas distinciones, incluido el premio Kok de la Universidad de Leiden, la medalla Morgagni de investigación y el premio Lennox K. Black de la Universidad Thomas Jefferson. En el año 2004 fue galardonado con el Premio Nacional de Investigación en Medicina "Gregorio Marañon".

¿Cuál es la apuesta del Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias?
El CIC bioGUNE es un centro inusual en España; está hecho a semejanza de los centros de investigación del mundo anglosajón. Por ejemplo, la contratación de los investigadores se ha llevado a cabo a través de anuncios en revistas científicas como Science o Nature. La mitad de los responsables de los grupos de investigación son extranjeros y también buena parte de los posdoctorales y estudiantes de doctorado. Para evaluar la excelencia científica, cada tres años un comité internacional de expertos externos e independientes realiza una evaluación. Tiene además un compromiso de investigación de calidad para atraer y retener a los mejores investigadores, y con la formación continua como garantía de excelencia. El CIC bioGUNE desarrolla su actividad en las principales áreas de la biotecnología aplicada a la salud: genómica funcional, proteómica, metabolómica, biología estructural, biología celular y células madre, y bioinformática.
El objetivo del centro es contribuir al desarrollo económico y social acelerando el proceso que conduce a la innovación, tratando de reducir el tiempo entre la generación de conocimiento y su aplicación en forma de productos o servicios.

¿Cuáles son los motivos por los que se han adscrito a la Red de Investigación en Hepatología y Gastroenterología?
El proyecto de la RNIHG es muy atractivo. Se trata de constituir plataformas tecnológicas que permitan la investigación más avanzada en esta área. Nosotros aportamos a la red plataformas tecnológicas para genotipado (hasta 200.000 SNP por muestra), expresión génica, silenciamiento génico mediante empleo de ARN de interferencia, proteómica, metabolómica, y para la determinación de la estructura de proteínas. Además, tengo un interés personal porque ya formaba parte de la red cuando estaba en la Universidad de Navarra y, cuando me traslade aquí, quería seguir participando en ella.

Los trabajos se centran en la genómica y la proteómica de las enfermedades hepáticas. ¿Qué pueden aportar sus investigaciones en este campo y cuáles son los resultados que están obteniendo?
Hay cuatro grupos de investigación trabajando en el campo de la esteatosis, esteatohepatitis y hepatocarcinomas. Pero, además, los trabajos de los otros laboratorios, aunque no se centran específicamente en las enfermedades hepáticas, también se relacionan con las hepatopatías. Por ejemplo, se está analizando la regulación de la transcripción por ubiquitina y su posible aplicación en temas hepáticos. Otros grupos emplean técnicas de silenciamiento génico para estudiar la función de genes, o trabajan sobre diferenciación de células madre o utilizan técnicas de genotipado para asociar genes a enfermedades. Es decir, emplean tecnologías que pueden ser muy útiles para las investigaciones que se están llevando a cabo actualmente en la red. Además, el CIC bioGUNE es el coordinador del nodo español del Human Proteome Organization (HUPO), un proyecto internacional en el que participan, entre otros, diversos países de la Unión Europea, China, Estados Unidos, Canadá, Corea y Japón, y cuyo objetivo es identificar todas las proteínas humanas. HUPO tiene un subprograma, cuyo objetivo es determinar las proteínas del hígado así como identificar biomarcadores para el diagnóstico temprano de las enfermedades hepáticas. Financiados por la Fundación BBVA y en colaboración con el Hospital Clinic de Barcelona y el de Alcalá de Henares, CIC bioGUNE participa de forma muy activa en este proyecto. Así, nuestro centro desempeña un doble papel. Por un lado ofrece sus plataformas tecnológicas a la red, pero al mismo tiempo le sirve de contacto internacional. Como ejemplo, cabe señalar que en mayo de 2006 celebraremos un workshop de la HUPO sobre hígado en Bilbao. También somos líderes del programa sobre hígado de un consorcio europeo para el estudio del síndrome metabólico que está financiado por la Unión Europea con un presupuesto de 12 millones de euros.

¿Cuáles son los trabajos actuales del centro?
Estamos muy centrados en la identificación de biomarcadores de la esteatosis y esteatohepatitis. Para ello buscamos cambios en la expresión de genes, proteínas y metabolitos en fases tempranas de estas enfermedades. En nuestras investigaciones hemos identificado huellas genómicas de la esteatosis y esteatohepatitis. Si se determina la expresión de estos genes, podemos afirmar si el hígado es sano o no en fases muy iniciales. Estos trabajos nos han permitido patentar, a través de una empresa biotecnológica, biomarcadores para su diagnóstico temprano. Sin embargo, se puede afirmar que de momento la genómica ha dado menos frutos de los esperados. En cuanto a la proteómica y la metabolómica, tratamos de encontrar proteínas y metabolitos en sangre que nos faciliten la misma información. Si identificamos precozmente estas enfermedades, se facilitara su prevención.

La metabolómica, la biología celular y de células madre y la bioinformática constituyen otras áreas de investigación del CIC bio- GUNE. ¿Qué aporta cada una de estas áreas al estudio de las enfermedades hepáticas?
Las tecnologías actuales nos permiten analizar todos los metabolitos a la vez. En esto consiste la metabolómica; el análisis de muchos metabolitos al mismo tiempo en sangre nos aporta una información muy útil. En lugar de valorar solo 10 ó 12 metabolitos, como hacen en los análisis de sangre actuales, con esta técnica se puede llegar hasta 2.000 (lípidos, péptidos, glucosa, etc.). Actualmente, es la tecnología más potente para la búsqueda de biomarcadores.
En el campo de las células madre hemos firmado un acuerdo de colaboración con la Fundación IVI de Valencia y trabajamos conjuntamente en células embrionarias humanas, pero más bien en el campo de las neurociencias. A partir de enero de 2006, vamos a implementar el campo de la bioinformática, porque todas estas nuevas tecnologías “omicas” generan un caudal enorme de datos que, en ocasiones, no son totalmente aprovechados. El objetivo de la bioinformática es el desarrollo de nuevas herramientas que nos permitan extraer la máxima información de estas tecnologías.

Muchas veces resulta complicado aplicar la investigación básica a la clínica. ¿Qué beneficios reales pueden obtener los enfermos de estas líneas de investigación y cuántos años hay que esperar para que se culmine este trasvase?
Todo lo que ha llegado al ámbito de la clínica fue alguna vez investigación básica. Sin embargo, es cierto que sigue siendo un reto reducir el tiempo entre la generación de conocimiento y su utilización en la clínica. Tenemos investigadores clínicos y básicos fabulosos. A veces lo difícil es ponernos de acuerdo.

¿Qué beneficios puede aportar la Red Nacional de Investigación en Hepatología y Gastroenterología al Sistema Nacional de Salud?
Sin la red seria más complicado superar este reto. La RNIHG facilita la realización de proyectos conjuntos entre investigadores básicos y clínicos. Por ejemplo, la patente a la que antes me refería es fruto de la colaboración entre básicos y clínicos dentro de la red. Ahora hay que impulsar la colaboración de la red con las empresas. Y aquí es, de nuevo, donde el CIC bioGUNE puede desempeñar un papel importante. Dentro de nuestro edificio hay varias empresas de biotecnología con las que ya participamos en diversos proyectos, unas veces impulsados por nosotros y otras por ellas. El objetivo de estas colaboraciones es la explotación del conocimiento en forma de productos y servicios, pero sin olvidar el papel que tiene que desempeñar cada uno de nosotros: la red tiene que generar conocimiento y las empresas, productos. En España no somos buenos desarrollando tecnología y fabricando nuevos productos, necesitamos que otros lo hagan primero. Es urgente modificar esta situación.

Volver a listado de noticias

ONE WAY LIVER, S.L
Parque Tecnológico de Bizkaia
Edificio 502 - Planta 0
48160 Derio - Bizkaia - España
Teléfono:
+34 94 431 85 40

A través de su web, OWL pretende contribuir a la divulgación de la ciencia y a la mejora de la salud y el bienestar de las personas. El carácter de la web es
meramente divulgativo y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, acuda a su centro médico o especialista.
Última actualización: 19/01/2021

Con la colaboración de: